Propiedades físicas:
Posee beneficios de carácter curativos para la piel, aliviando en gran medida la sequedad, el agrietamiento y las enfermedades infecciosas de la dermis. Es apropiado para todo tipo de piel, especialmente para las más sensibles y deshidratadas, de hecho su componente activo de miel, repara y aporta suavidad a la capa externa de la dermis. El Jabón artesanal de Miel concentra vitaminas, aminoácidos y minerales que de forma delicada nutre nuestra tez.

Es antioxidante, de modo que este tipo de jabón previene las arrugas, y protege nuestra piel de los agentes externos contaminantes gracias a su componente principal, la miel. Por otro lado, este jabón artesanal cuyo componente principal resulta ideal para los que tienen la piel dañada o con infecciones cutáneas. Es ideal para mejorar la textura y color de la piel; debido a que las vitaminas y los minerales son absorbidos regenerando de esta manera los tejidos exteriores. Calma el enrojecimiento cutáneo y tiene propiedades antisépticas y antibacterianas, ofrece una importante acción limpiadora de la piel. La miel en particular, contiene peróxido de hidrógeno y otras sustancias vitamínicas totalmente efectivas para tratamiento de pieles que padecen acné. De este modo, este jabón favorece la reducción de impurezas y evita notablemente el aumento de bacterias. Indicado especialmente para Bebes.
Propiedades Energéticas: La miel nos aporta espiritualidad, éxito, curación, deseo sexual, protección y amor. Al usarse genera elevadas vibraciones espirituales. El jabón de miel endulza, calma, relaja, suaviza, y armoniza nuestro campo energético La miel por si sola ya representa vida. Porque es lo que consiguen las abejas polinizando la tierra, que podamos vivir. La miel se considera como símbolo del “Yo Superior”. Ayuda a lograr objetivos en salud, prosperidad, felicidad y amor. Nos conecta con el todo.